lunes, 20 de agosto de 2012

Crean robots blandos que cambian de color para camuflarse

Un equipo de investigadores ha desarrollado una nueva ingeniería de robots blandos de silicona que están inspirados en las criaturas como medusas y calamares. Ahora está trabajando en dar a estos robots la habilidad de camuflarse con su entorno, según un artículo publicado en la revista «Science»




Los científicos han desarrollado un sistema que permite a estos robots camuflarse en relación a un color del ambiente o adquirir colores llamativos.

Se trata de una «coloración dinámica» que, según los expertos, tendría múltiples usos, como por ejemplo ayudar a los doctores a planificar complejas cirugías o para que actúen como marcadores visuales que ayuden a las cuadrillas de búsqueda después de un desastre.

«Comenzamos a trabajar en estos robots blandos inspirados en organismos suaves como el pulpo o el calamar. Una de las características fascinantes de estos animales es su habilidad para controlar su apariencia, y eso nos inspiró a llevar esta idea más allá y explorar la coloración dinámica», explica en la nota de prensa Stephen Morin, autor principal del artículo y doctor en Química y Biología Química.

Para este investigador la importancia de esta creación es la adaptación de un modelo de sistema natural sencillo en una idea mucho más grande.

El grupo de investigación partió de varias preguntas: «¿Cómo los animales tienen formas, colores y capacidades como estas?», se cuestionó George Whitesides, líder del equipo. «La evolución quizás los llevó a tener estas formas particulares, pero ¿por qué? Una función de nuestra trabajo en robótica es darles a personas interesadas en este tipo de preguntas un sistema para probar ideas y respuestas», señala.

Robot, paso a paso
Estos robots y sus capas de color se comienzan a desarrollar a partir de modelos creados en impresos 3D y que después se convierten en moldes. La silicona es agregada, señala la nota, en estos moldes para crear microcanales, que son coronados por otra capa de silicona.

Estos mantos pueden ser creadas como hojas separadas que se ubican encima de los robots blandos o incorporados directamente a su estructura. Una vez se tiene todo el aparataje, los investigadores pueden bombear líquidos coloreados a estos canales, causando que el robot imite los colores y patrones de su ambiente.

Al bombear líquidos fríos o calientes en los canales, los investigadores también pueden hacer que los robots se camuflen térmicamente. Otras pruebas también han intentado con líquidos fluorescentes para que brillen en la oscuridad.

El peso y la flexibilidad de las capas de color no ralentizan la locomoción del robot. En estos caso de desarticulan parches que hacen un contraste del brillo similar al del medio ambiente, pero que no afectan la forma del robot.

Pero los investigadores no quieren que estos robots se limiten al camuflaje, sino que también puedan comunicarse. Hasta ahora, Morin prevé que sus robots puedan usar un sistema de localización para relacionarse con otros robots y con el público.

Como ejemplo ha citado la posibilidad de usar máquinas blandas durante la búsqueda y rescate en desastres. En situaciones delicadas, dice, un robot que resalte en su alrededor o incluso brille en la oscuridad puede ser muy útil para liderar equipos de rescate.

Referencia: abc.es



Tags:

Ude

Eduardo Parada Pardo

Soy desarrollador e investigador en robótica, me gusta aprender nuevas tecnologías y todo lo relacionado con el mundo de la robótica. Si te gusta este blog, no dudes en preguntar cualquier duda.

0 comentarios:

 

Productos y tecnologias usadas en este blog:

  • No te pierdas ninguna entrada

    Subscribete aquí en nuestro newsletter y ¡no te pierdas nada!

    Copyright © LuneGate™ is a registered trademark.
    Designed by Templateism. Hosted on Blogger Platform.